Qué te convierte en una marca que cambia el curso de la historia de la música

Equipo de Comunicación de Dentsu Aegis España

Siéntate, abre Spotify y escucha esto, ¿te suenan? Seguro: estos sí son auténticos influencers

“We’re more popular tan Jesus”, y no mentían, porque probablemente sea una de las bandas más famosas de todos los tiempos. Más que artistas eran íconos con mucha influencia perseguidos por auténticas legiones de fans que se identificaban con ellos y comulgaban con sus mismos valores e identidad. Lo has adivinado: Hablamos de The Beatles, cuyo día celebramos este 16 de enero del 2020, una de las fechas destacadas que incluye el Cultural Calendar de Carat.

John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr. Cuatro hombres que al ritmo de canciones como “Come Together”, “All You Need is Love”, “Let It Be”, “Hey Jude”, “Yesterday”, o “Help” han conseguido llegar a lo más alto a nivel musical y obtener un reconocimiento a escala mundial que perdura hasta la actualidad.

Brian Samuel Epstein, conocido como el quinto Beatle, fue el agente que los catapultó a la fama al redefinir su imagen, organizar giras a nivel mundial, promocionarlos en medios de comunicación y conseguir un contrato con la compañía discográfica EMI Music. Una buena estrategia que les hizo triunfar por saber comunicar un producto con ideales que generaba emoción e impacto entre el gran público.

Así, mediante el personal branding, se fue creando una marca que ganó reputación y seguidores por saber diseñar una experiencia adecuada para el usuario, cumplir sus expectativas, darle un valor añadido y diferenciado y coherente internamente con lo que transmitían externamente. Aspectos que muchos “beatlemaníacos” fanáticos vivieron en los 60 de primera mano.

Pero un buen producto no es suficiente. Se necesita tener una ventaja competitiva frente a otros grupos de calidad ya existentes como The Animals o The Rolling Stones. Por ello, no solo crearon canciones con un ritmo, letra y música distintos, sino que adoptaron un estilismo compuesto por flequillo, botas de tacón y chaquetas y un estilo de vida basado en el cuidado del medioambiente y el deseo de la paz mundial que a muchos iba a influenciar.

Después del fallecimiento de Brian Epstein en 1967 debido a una sobredosis y llevados por la conexión espiritual de George Harrison por la India, emprendieron junto a sus parejas un viaje a este país que les abrió completamente los ojos hasta el punto de marcar un antes y un después en su carrera. Tanto es así que a la vuelta grabaron su mayor éxito: “The White Album”. Porque ya lo decía George Harrison: “Tenemos fama y fortuna pero eso no es amor, no es paz”.

Así fue como estos grandes amantes de la música reinventaron su pasión y vocación mediante las ganas de aprender y descubrir nuevas experiencias de conexión con ellos mismos y la naturaleza. Grandes fenómenos de masas, símbolos del pop/rock universal y máquinas de hacer dinero al ganar millones, traducidos en ventas de videojuegos, series, películas, ropa, accesorios, espectáculos u hoteles. Se rodearon de un buen equipo, se dejaron asesorar, mostraron su personalidad rebelde e inconformista, crearon sus propias reglas y nunca se dieron por vencidos porque, aunque fueron duros los inicios y los principales sellos discográficos los rechazaron, ellos perseveraron superando cada obstáculo.

Ahora The Beatles, más que una banda de rock inglesa que ha conseguido el respeto y admiración del público y con millones de discos vendidos, es el referente de toda una generación y de la forma de pensar de la época. Una auténtica marca que, usando las mismas estrategias de marketing que emplean muchas empresas, trabajó su propio personal branding y se constituyó como líder de opinión, como producto único e innovador con una imagen cuidada, creíble, buenos valores y una esencia alineada con la estrategia de venta.